Palo de Tinte

“Palo de Tinte”,
“Palo Campeche” o “Tinto”

El tinto crece en lugares húmedos e incluso en el agua, alcanza los 8 metros de altura, tiene un follaje formado por hojas pequeñas y ovaladas de 3 a 4 centímetros y flores amarillas con cinco pétalos, que tienen una corola blanca con un gran potencial melífero. En su tronco produce “tinta” que se utiliza principalmente para teñir, y como medicina en tratamientos contra los cólicos. Su madera es apreciada en la carpintería rústica por su dureza y alta resistencia.

En el imperio maya, la palabra “Ek” se usaba para referirse a este árbol con su tronco rojo y ramas espinosas que crecían silvestres y abundantes en el sur del estado de Campeche.

Plantón del Tinto

Su nombre científico, Haematoxylum Campechianum, proviene de las palabras griegas (hemato = sangre y xylon = madera), en alusión a la tinta que produce. Los antiguos habitantes de la península de Yucatán valoraron a Ek por sus propiedades colorantes: mezclaron el líquido obtenido de su tronco con sulfato de hierro y produjeron un pigmento con el que teñían telas. Al cambiar la acidez lograron obtener 5 colores diferentes: negro, amarillo, violeta, rojo oscuro y púrpura.

Los españoles aprendieron su uso y difundieron su fama en todo el mundo, porque hasta entonces el desarrollo de tonos oscuros, como el negro, había sido un problema en la industria textil. Para impregnarlo, los tejidos tuvieron que someterse a procesos complicados utilizando diferentes productos en varias etapas.

Tinto o Campeachy
El uso de la tinta de Palo Campeche simplificó mucho el proceso, haciendo de su exportación el negocio más rentable de esta era: más del 90% del algodón, lana, seda y cuero que se teñían en todo el mundo en ese momento, utilizaban extractos de este árbol. Así es como en el siglo XVI se inició un comercio entre la industria textil de Europa y Centroamérica, promovida por el Tinto, el nuevo oro que salía del Puerto de San Francisco de Campeche. Los barcos venían cargados con azulejos franceses, necesarios como lastre en los veleros de aquellos tiempos sin quilla, y salieron llenos de troncos de Palo de Tinte. En el siglo XVIII, los piratas del Caribe, fueron los primeros en aprovechar este comercio rentable por falta de oportunidades en su actividad tradicional.

Reforestación

Nuestra motivación es repoblar el área con Tintos, bajo estrictos criterios naturales, ecológicos y sostenibles. Podremos absorber una gran cantidad de CO2 y capturar carbono, mejorar la calidad de la tierra, aumentar la biodiversidad, reducir el calentamiento global y también contribuir al fortalecimiento de la economía local.

Aprender más

Cuidemos de nuestro
medio ambiente juntos!

¡Una vez que participas en el ahorro de los árboles de Tinto, mejorarás parte de nuestro mundo!

Contáctenos

ecocharco.palizada
+49 162 208 59 72
Dirección
ECOCHARCO S.P.R. de R.L, Juarez 26, Palizada, Camp. 24200, Mexico
Email
Ecocharco.Palizada@gmail.com